El actor Ryan Grantham, de 24 años y famoso por su papel en la serie Riverdale (Netflix), ha sido condenado a cadena perpetua tras confesar haber asesinado a su madre y también haber conspirado para matar al primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Grantham no podrá solicitar libertad condicional en los próximos 14 años. El actor ha recibido el veredicto en la Corte Suprema de la Columbia Británica en Vancouver (Canadá). Hace seis meses, Grantham se declaró culpable de matar a su madre. Barbara Waite, de 64 años. Le disparó en la nuca mientras tocaba el piano el 31 de marzo de 2020, en plena pandemia.

Tras matar a su madre, Grantham se grabó un vídeo en el que confesaba su crimen y enseñaba el cadáver de su progenitora. En la grabación el actor afirmaba. » Le disparé en la nuca».

El joven cubrió el cuerpo con una sábana, fumó marihuana y se fue a dormir.

Al día siguiente del asesinato, Grantham colgó un rosario en el piano de su madre, encendió velas y metió tres pistolas, balas, varios cócteles molotov y un saco de dormir. Escribió en su diario que planeaba atentar contra el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. De hecho se dirigió a su casa en Rideau Cottage, en Otawa (Canada).

Sin embargo, a medio camino y tras conducir varias horas, lo pensó mejor y dio media vuelta. Barajó la posibilidad de ir a la Universidad Simon Fraser, en la que estudiaba, para cometer un asesinato masivo. Pero algo se le iluminó en su cabeza y se entregó a la Policía de Vancouver.

La jueza Kathleen Ker, en su veredicto, tachó de «gracia salvadora» la última decisión del actor de confesar y entregarse a los agentes, en vez de cometer un tiroteo masivo. Grantham padecía problemas mentales en los meses previos a matar a su madre. Consumía drogas y se había hecho adicto a los vídeos violentos de Internet.

Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *