El Deporte viernes, 13 de enero de 2023, Listin Diario

Pedro G. Briceño

Santo Domingo

Desde esta noche dos viejos rivales, que hace mucho no se ven las caras en series finales, chocarán de frente otra vez.

Aunque parezca extraño, Estrellas y Licey, dos hijos de la primera gestación del béisbol de Verano en 1951, se verán los rostros en una contienda final que ocurrirá por apenas la cuarta ocasión en la historia del béisbol dominicano.

Para muchos sería increíble pensarlo, pero es así y este enfrentamiento que inicia hoy en el Quisqueya Juan Marichal entre verdes y azules  será solo el primero entre ambos desde que el Licey se impuso 5-1 a su rival en la final efectuada en 1980, bajo la dirección de Del Crandall.

Raúl Valdés tendrá distinción de iniiciar por Licey el primero juego de la final.
Andy Otero es la carta de triunfo del equipo oriental

Tan extraña es la estadística que del grupo de actores que estarán en la serie, solo Raúl Valdés, dos años, estaba con vida para la época y desde entonces los Tigres y las Aguilas se han enfrentado una docena de veces, en tanto los felinos han chocado en cuatro con los melenudos.

Simplemente entre los cuatro tradicionales será el más exitoso de los equipos, el Licey con 22 cetros contra el que menos ha levantado el trofeo con apenas tres. Raúl Valdés será el abridor de los felinos, en tanto que Andy Otero lo hará por los Elefantes.

Lo que si es cierto es que ambos llegan a esta final pactada a un 7-4 como los dos conjuntos más calientes de la misma. Los paquidermos con una racha de cinco triunfos y los felinos con una de cuatro.

Los dos se encargaron de despegar el que es considerado el Todos Contra Todos más reñido de la historia, el que tuvo cuatro empates de liderato con todo y que su conclusión llegó sin la necesidad de recurrir a las últimas dos fechas.

Pero, ¿cuál es el pronóstico de esta final que inicia esta noche entre los dos equipos, cuyos escenarios están apartados por solo 60 o 65 kilómetros.

Los Tigres le ganaron la serie particular 4-1 a las Estrellas, ambos concluyeron con ofensivas bien calientes y pitcheos más que efectivo.

Los Paquidermos tuvieron en los bates de Jeimer Candelario .424 (61-15) con tres dobles, dos jonrones y 6 empujadas; Lewin Díaz .281 (57-16) con tres dobles, tres jonrones y 11 producidas; Gustavo Núñez .328 (61-20) tres tubeyes y 6 producidas;  Robinson Canó .246 (61-15) con 5 remolcadas e incluso se ha producido el despertar de Junior Lake, quien jonroneó en noches sucesivas. Los elefantes culminaron  con 12 vuelacercas el Todos contra todos..

El Licey no se queda atrás y en Jorge Alfaro .383 (60-23), dos jonrones y nueve producidas),   Emilio Bonifacio .303 (66-20), dos vuelacercas y 13 empujadas) así como Mel Rojas Jr .314 (35-11) tres jonrones y siete empujadas le hicieron en un ratico elevar al Licey su promedio de bateo desde 199 hasta un .244 y fueron líderes en anotadas del evento con 76. Mientras que dominó la efectividad colectiva con 2.90.

“Contamos con un conjunto con mucho balance, nuestra ofensiva ha mejorado mucho y esperamos que se mantenga así durante la final. El pitcheo ha continuado haciendo su buen trabajo”, sostuvo Audo Vicente sobre el éxito de los Tigres.

Mientras que Félix Peguero, el gerente de las Estrellas valoró el esfuerzo de los jugadores que nunca se rindieron aún en los momentos más críticos, aquellos es que tenían un pie fuera de la clasificación y un repunte igual que este hizo variar la situación.

¿Quién ganará entre Estrellas y Licey? Solo el destino lo sabrá, pero mientras tanto la mayoría se inclina por el que ha ganado más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *