¿Sabe si sus senos son densos o no? Investigadores de la Universidad de Linköping (Suecia) han demostrado que existen importantes diferencias biológicas entre los senos densos y los senos no densos y que las características de los densos podrían promover el crecimiento del cáncer.

No todos los senos son iguales en apariencia o composición y, de hecho, se ha relacionado una mayor densidad con un riesgo de desarrollar cáncer. Es cinco veces mayor en estos casos.

“El problema es que no sabemos qué hacer con las mujeres que tienen senos densos. Serían necesarios grandes estudios antes de introducir un programa de cribado para este tipo de mujeres, de forma que podamos identificar a las de mayor riesgo y seguirlas en el sistema sanitario”, dijeron los expertos.

¿Qué son los senos densos?

La densidad de una mama depende principalmente del tejido conjuntivo, o, para ser más precisos, de todo lo que no sea tejido graso, ya que la fracción de tejido glandular es aproximadamente la misma en todas las mamas, densas y no densas.

En las mamografías, tanto el tejido glandular como el tejido conjuntivo aparecen de color blanco, aunque el cáncer también aparece blanco en las mamografías.

Esto significa que puede ser más difícil detectar cambios cancerosos en senos densos mediante mamografía.

Sin embargo, la dificultad de detectar un tumor no explica completamente el mayor riesgo de cáncer en mujeres con senos densos, y por el momento no se sabe qué otros factores se encuentran detrás del mayor riesgo.

Ante este escenario, los investigadores desarrollaron un método de resonancia magnética que puede medir la densidad mamaria y otros factores distintivos de los senos con mayor precisión que los métodos actuales.

Cuarenta y cuatro mujeres, algunas con senos densos y otras con senos no densos, fueron investigadas mediante resonancia magnética con contraste.

Los investigadores también utilizaron otra técnica, la microdiálisis, en la que se introduce un delgado catéter en el tejido mamario para obtener muestras del líquido que rodea las células, también conocido como microambiente.

«Existen enormes diferencias biológicas entre los senos densos y no densos. Encontramos, por ejemplo, que el agente de contraste se difunde de manera diferente en los diferentes tipos de seno, lo que sugiere que los vasos sanguíneos se ven afectados», han zanjado los expertos.

Es importante señalar que aunque la investigación ha sugerido una asociación entre los senos densos y el cáncer de mama, aún se requiere más investigación para determinar con certeza si existe una relación directa y cómo funciona.

Además, la densidad mamaria no es una predicción definitiva de su riesgo de desarrollar cáncer de mama, y otros factores, como la edad, la historia familiar y los factores de estilo de vida, también pueden aumentarlo. 

Es importante que las mujeres conozcan su tipo de tejido mamario y hablen con su médico sobre cualquier preocupación o riesgo que puedan tener.

Se recomienda realizar mamografías regulares y otros exámenes de detección de cáncer de mama, y considerar otras opciones de imágenes mamarias, como las tomografías de pecho o las resonancias magnéticas, si es necesario.

Sobre estos exámenes, la doctora Sujatha Reddy de Premier Care dijo a CNN que “las mamografías en 3D se están haciendo más comunes y cubriendo con seguros a mejor tarifa». 

La Patilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *