“En la actualidad se conocen 289 especies de peces de hábitats acuáticos subterráneos en todo el mundo, de las cuales menos del 10% viven en acuíferos”.

Europa Press

Madrid

Estudios genéticos han revelado una nueva especie de siluro Horagalanis, un diminuto pez de agua dulce de solo 3 centímetros de longitud, que vive en acuíferos sin luz de Kerala, al sur de India.

La vida en los acuíferos se caracteriza por una oscuridad total, una baja concentración de nutrientes, carbono y oxígeno disuelto, aislamiento hidrográfico y una capacidad limitada de dispersión.

“En la actualidad se conocen 289 especies de peces de hábitats acuáticos subterráneos en todo el mundo, de las cuales menos del 10% viven en acuíferos”, explica en un comunicado el doctor Ralf Britz, de las Colecciones de Historia Natural Senckenberg de Dresde y miembro del equipo descubridor del nuevo pez.

Imagen de tomografía computarizada del cráneo de Horaglanis populi en vista frontal. © Instituto Senckenberg/Britz

“Para obtener información de este biotopo casi desconocido, realizamos un estudio de seis años de capas de roca laterítica acuífera y su fascinante fauna piscícola en el estado de Kerala, al sur de la India”.

En concreto, los investigadores se centraron en el género de siluro Horaglanis. Estos peces viven exclusivamente en acuíferos, son muy pequeños, ciegos y carecen de pigmentos. “Hay muy pocos casos documentados de estas especies: por regla general, estos escurridizos pececillos sólo salen a la superficie cuando se excava o limpia un pozo doméstico”, añade Britz.

Por eso, el biólogo de Dresde y sus colegas indios, dirigidos por el Dr. Rajeev Raghavan, de la Universidad de Kochi, y el Dr. Neelesh Dahanukar, de la Universidad Shiv Nadar de Delhi, contaron también con la colaboración de científicos ciudadanos locales. A lo largo de seis años, llevaron a cabo una serie de talleres, grupos de discusión y conversaciones informales con las comunidades de varios lugares, incluidas las localidades tipo de las tres especies de Horaglanis conocidas hasta la fecha.

“La población local es a menudo la única que llega a ver especies tan bien escondidas. Por lo tanto, pueden desempeñar un papel importante en la mejora de nuestros conocimientos científicos sobre esta fauna inusual. Informamos a los aldeanos locales sobre la importancia de las especies de peces subterráneos y sus necesidades de conservación y les pedimos que compartieran con nosotros información, fotos o vídeos cuando encontraran y/o recogieran estas especies.”

Los investigadores complementaron este enfoque de ciencia ciudadana con actividades de recolección selectiva en pozos y tanques de almacenamiento sobre el suelo, con redes de arrastre en humedales poco profundos, canales de agua, huertos familiares y plantaciones, y con el uso de trampas con cebo en pozos excavados en granjas, en estanques y en cuevas.

“Esto nos permitió generar conjuntos de datos con un total de 47 nuevas detecciones de lugares y 65 nuevas secuencias genéticas. Éstas demuestran, entre otras cosas, que los Horaglanis son endémicos de la parte del estado de Kerala situada al sur de la brecha de Palghat -el paso montañoso representa al parecer también una barrera biogeográfica para el mundo subterráneo-“, explica Britz.

“El género se caracteriza por un alto nivel de diversidad genética que ha evolucionado a lo largo de millones de años, aunque el aspecto de los peces ha cambiado muy poco”.

SIN OJOS Y CON CUERPO DE COLOR ROJO

Además, el equipo logró identificar una nueva especie: Horaglanis populi es un siluro que no mide más de 32 milímetros, carece de ojos y tiene el cuerpo de color rojo sangre, y es genéticamente distinto de las tres especies de Horaglanis conocidas hasta ahora.

“El nombre específico populi, genitivo del sustantivo latino ‘pueblo’, hace honor a la inestimable contribución del público interesado de Kerala, que ayudó a documentar la biodiversidad de estos peces subterráneos, incluido el descubrimiento de la nueva especie”, afirma Britz.

“Nuestro proyecto Horaglanis es un ejemplo excelente de cómo la participación del público puede aumentar enormemente nuestro conocimiento de organismos raramente recogidos que viven en hábitats relativamente inaccesibles. La población local amplía los ‘ojos y oídos’ de los investigadores en varios órdenes de magnitud”.

Se considera que las especies con áreas de distribución reducidas -como Horaglanis populi- corren un alto riesgo de extinción, sobre todo si viven en hábitats subterráneos. Según el estudio, los peces de la zona estudiada gozan de escasa o nula protección en virtud de las leyes locales o regionales, y sus hábitats están enclavados en paisajes densamente poblados. Tanto la extracción de aguas subterráneas como la explotación minera de las capas de roca laterítica amenazan a los animales.

“Para garantizar la supervivencia de los enigmáticos bagres subterráneos de Kerala, es necesario un planteamiento de planificación y ejecución que implique a un amplio abanico de partes interesadas. Esto debe incluir también a la población local, cuyo apoyo fue decisivo para que nuestra investigación avanzara hasta su estado actual”, afirma Britz. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *