Cuando se anunció el caso de un estadounidense que había entrado en remisión del VIH en julio de 2022, la noticia fue celebrada internacionalmente como otro paso histórico en la búsqueda de una cura para el virus que causa el sida.

Este paciente es una de las cinco personas en el mundo que han entrado en remisión completa del VIH y una leucemia mieloide aguda gracias a un trasplante de células madre.

Con 66 años y diagnosticado de sida en 1988, también era el mayor de los cinco, y el que más tiempo llevaba conviviendo con el virus.

Sin embargo, en el momento del anuncio, quiso mantener su privacidad y su nombre no fue revelado.

Casi un año después, Paul Edmonds ha decidido salir del anonimato y finalmente contar su historia. En su primera entrevista con un medio de prensa latinoamericano, habló con BBC News Brasil.

“No estaba listo (para hablar) en ese momento. Todo esto también fue una gran noticia para mí, y necesitaba tiempo para pensar en lo que quería hacer”, le explica Edmonds a BBC News Brasil.

Ahora dice que está preparado para ofrecer su testimonio: “Quiero ser una inspiración para las personas que tienen VIH. Y también para honrar a los que no sobrevivieron”.

El VIH, siglas del Virus de Inmunodeficiencia Humana, ataca el sistema inmunológico de los portadores. En su estado más avanzado, el virus puede conducir al desarrollo del sida, que es el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, allanando el camino para una serie de enfermedades oportunistas que se aprovechan de las fallas en la inmunidad del paciente.

En la década de 1980, cuando se diagnosticó a Edmonds, las opciones de tratamiento para el VIH eran limitadas y muchos consideraban que un diagnóstico positivo era una sentencia de muerte.

En su caso, el pronóstico era aún peor, pues los resultados arrojaron que, además de ser portador del virus, ya había evolucionado a sida.

En las últimas décadas, las nuevas terapias han tenido éxito y hoy las personas con el virus logran llevar una vida larga y saludable, y muchas ni siquiera desarrollan el sida. Pero todavía no hay cura, y las personas diagnosticadas con VIH tienen que vivir con el virus y tomar medicamentos por el resto de sus vidas.

El éxito del caso de Edmonds, calificado por él como “milagroso”, se produjo tras un segundo diagnóstico.

En 2018, durante una pruebas rutinarias para controlar el VIH, descubrió que padecía leucemia mieloide aguda, un tipo de cáncer que afecta la médula ósea y las células sanguíneas.

La Patilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *