Los expertos concluyeron que las mamografías cada dos años proporcionaba un beneficio moderado a las mujeres de 40 a 74 años, ya que las ventajas, como la detección precoz del cáncer, superan los posibles perjuicios.

Todas las mujeres con un riesgo promedio de sufrir cáncer de seno deberían empezar a realizarse mamografías desde los 40 años para reducir el peligro de morir por esta enfermedad, plantea un nuevo borrador de recomendación del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos.

La propuesta es una actualización de la recomendación emitida en 2016, en la que el grupo de trabajo indicó que las mamografías bienales, que son radiografías de los senos, comiencen a los 50 años y que la decisión de que las mujeres se realicen mamografías a los 40 años “debe ser individual“.

“Nuestra nueva recomendación es que las mujeres empiecen a someterse a pruebas de detección del cáncer de mama mediante mamografía a los 40 años y que lo hagan cada dos años hasta los 74“, declaró la Dra. Wanda Nicholson, decana asociada y profesora de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington.

El Grupo de Expertos Médicos Independientes (Uspstf, por sus siglas en inglés), cuyas recomendaciones ayudan a orientar las decisiones de los médicos e influyen en los planes de seguros, publicó el martes la propuesta de actualización de sus directrices sobre el examen del cáncer de mama, reseñó CNN.

La recomendación no es definitiva, pero estará disponible en el sitio web del grupo de trabajo para que el público la comente hasta el 5 de junio, junto con un borrador de revisión de pruebas y un borrador de informe de modelos.

El proyecto de recomendación se dirige a todas las personas a las que se asignó sexo femenino al nacer, incluidas las mujeres cisgénero, los hombres trans y las personas no binarias, que tienen un riesgo medio de padecer cáncer de mama.

Nicholson señaló que las mujeres con mamas densas y las que tienen antecedentes familiares de cáncer suelen entrar en esta categoría, pero no las mujeres con antecedentes personales de cáncer de mama o antecedentes familiares de mutaciones genéticas, como las mutaciones en el gen BRCA, ya que se consideran de alto riesgo.

Las actualizaciones no se aplicarían a las mujeres con mayor riesgo de cáncer de mama, a las que ya se ha animado a someterse a mamografía a los 40 años o antes. Deben seguir con las prácticas de exámenes que les hayan recomendado sus médicos.

Versión Final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *