Tras cinco días con el mundo en vilo, atentos a los niveles de oxígeno que les quedaban a los cinco tripulantes del Titán y su búsqueda, el pasado 22 de junio se confirma una de las teorías más crudas planteadas por los expertos, la implosión y muerte instantánea de los hombres en su interior.

Una aventura extraordinaria que se convirtió en tragedia, fue confirmada por los EEUU, un grupo de escombros confirmaba el terrible, pero rápido final de la embarcación.

La Marina de EEUU sospecha que escuchó el estruendo que debió generar la implosión de la nave, lo que apuntaría a que el incidente se produjo el domingo a pocas horas de comenzar el viaje y tras perder la comunicación, o quizás al mismo tiempo.

Entre tantas hipótesis, la señalada por Michael Harris, buzo experto y especialista en expediciones a los restos del Titanic, ha sido la definitiva. En varias entrevistas apuntó que el submarino podría haber sufrido una implosión debido a la presión de las aguas oceánicas.

Pero… ¿Cómo se ve una implosión?

Luego de lo sucedido, las redes sociales se llenaron de ejemplos que buscan ilustrar lo que pudo haber ocurrido con el sumergible. Los restos de la nave sumergible se han encontrado a 200 metros de la proa del Titanic.

Por las peculiares características del diseño del Titan fue fácil y rápido identificar que lo encontrado pertenecía al viaje de OceanGate y su estado desvelaba el terrible final, que se describía por las autoridades a cargo de la búsqueda como una “implosión catastrófica”.

NAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *