Oro líquido, como es llamado el aceite de oliva, es llamado así, gracias a todas las bondades que nos ofrece al organismo este ingrediente cuando lo consumimos. Pero te tenemos más buenas noticias.

Además de nutritivo, ha sido usado desde la Antigua Grecia como producto de higiene personal y en la Antigua Roma para productos de la piel. Pero desde la civilización egipcia, se ha utilizado para proteger el cabello.

Más allá de consumir este aceite y verse reflejado sus beneficios en la salud de nuestra melena, su aplicación tópica le dará un extra de bondades.

Como lo hemos dicho, el aceite de oliva contiene propiedades antioxidantes gracias a su vitamina E y polifenoles. Por lo que su aplicación directa en el pelo y cuero cabelludo, lo protegerá de agresiones externas.

Sabiendo que el Sol es el enemigo número uno de nuestra melena, porque acelera el envejecimiento celular, protegerlo con este aceite será como una capa milagrosa que lo protegerá.

Además, también está presenta en este aceite la vitamina C, que es un potente productor de colágeno. Lo que se traduce en un pelo que crecerá más fuerte y rápido.

Su aplicación de raíz a puntas fortalecerá los folículos pilosos, además del cuero cabelludo, que frenará su caída.

Pero más allá de tu problema de frizz o caída, el aceite de oliva te ayudará con la molestia de caspa, psoriasis, irritación o picor en la cabeza.

Para el cabello reseco es idóneo, ya que gracias a su composición nutricional frenará la evaporación del agua y le proporciona lípidos, reforzando su estructura celular. Sus moléculas penetrarán las fibras capilares disminuyendo el desagradable friz o cabello rebelde.

Dicho lo anterior, tu cabello quedará totalmente hidratado de manera natural otorgándole brillo, suavidad, nutrición y restaurará las zonas dañadas. Lo que lo hará lucir sano, humectado y tonificado.

800 noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *