Los cuerpos de dos venezolanas brutalmente asesinadas fueron hallados en un abismo de la vía conocida como Pasamayito en el distrito de Comas, Lima, Perú.

Lee también: Hallan asesinadas dos venezolanas en un abismo de Perú

Las víctimas presentaban disparos en la cabeza. De acuerdo con las primeras pesquisas, habrían sido ejecutadas en horas de la madrugada del pasado viernes.

Recientemente, las autoridades encargadas de las investigaciones ofrecieron nuevos elementos sobre el doble crimen en el que estaría implicada la organización Los Hijos de Dios, célula del Tren de Aragua en Perú.

Dos venezolanas ejecutadas

Haberse convertido en informantes de las autoridades habría sido el móvil para que Luisenys Eliana Araya Ochoa (18), y Wuiliany Levimar Bellorin Muñoz (24) fueran ejecutadas.

El director de Inteligencia de la Policía Nacional del Perú (PNP), Carlos Alberto Malaver Odias, precisó que las jóvenes habrían sido víctimas de explotación sexual.

Indicó que tras el crimen se realizó una serie de allanamientos y de acuerdo con versiones de mujeres rescatadas, Araya Ochoa y Bellorín Muñoz estuvieron en algunos de estos lugares, reseña LatinaPe

Las pesquisas indican que como muchas mujeres, las contactaron con la promesa de obtener un empleo digno; sin embargo, terminaron sometidas y esclavizadas sexualmente.

Además del testimonio de otras agraviadas, la Policía Nacional encontró peluches similares a los que mostraba Wiuliany en sus redes sociales, en una de las viviendas intervenidas.

Nueve detenidos y 13 mujeres rescatadas

En total se detuvo a nueve personas, y 13 mujeres quedaron rescatadas tras haber sufrido una serie de abusos.

“Engañaban con la promesa de trabajar en fábricas, pero luego se encontraban con la realidad que era someterlas a la explotación sexual”, explicó el funcionario.

Entre los detenidos figura Pedro José Leal Lizcano, quien sería uno de los que participaron en el doble homicidio.

Según el reporte en fotografías se muestra la cantidad de billetes, una pistola, joyas, celulares y municiones que se les encontró.

Obligaban a las víctimas a prostituirse en vías como el jirón Zepita y los alrededores de algunos centros comerciales de la zona norte.

Como castigo, si no cumplían con entregar el monto superior a los 300 soles semanales a los integrantes de la organización, eran castigadas.

A las jóvenes se les impedía llamar por teléfono a sus familiares o se enviaban a provincias

NAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *