Es posible que a lo largo de la vida, hayamos experimentado relaciones de las que cuesta mucho salir. Incluso se repiten patrones sin saber por qué ocurre esto. Desde la Teoría del Apego, se puede encontrar una respuesta.

Los estilos se desprenden a partir de la teoría desarrollada por John Bolwby, un psicoanalista inglés que postuló la importancia del contacto con la madre o la fuente de cuidado en los primeros años de vida.

“Las personas con apego ansioso viven relaciones muy intensas, donde hay muchas emociones que se sienten como incontrolables. Además, pocas veces sienten calma o la sienten solo cuando entran en contacto con la otra persona”, define Hernández Pacheco, autor de Apego y Psicopatología (2018).

Las personas que sufren este trastorno pueden experimentar síntomas como:

Ansiedad y preocupación excesiva con relación a la disponibilidad y el afecto de la pareja.

Dificultad para confiar en la lealtad y el compromiso de la persona a la que quieren.
Miedo a la separación o la pérdida.
Necesidad excesiva de aprobación y afecto por parte de sus parejas.
Inseguridad en las relaciones y falta de confianza en uno mismo.
Dificultad para manejar la separación o la independencia de la pareja.
Control excesivo o celos en las relaciones.
Ansiedad o tristeza intensa cuando se siente rechazado o ignorado.

Quienes se vinculan desde el apego evitativo quieren tener relaciones profundas e íntimas, pero a la vez necesitan sentirse libres: no se creen capaces de sostener vínculos duraderos.

Desde la “no confianza”, se acercan al otro y si este se aferra, huyen, sintiendo amenazada su libertad. No pueden sostener la necesidad de ese otro de depender. Egoístas, privilegian su propia necesidad, de sexo, por ejemplo, sobre el romanticismo.

El evitativo, al separarse, siente alivio y dolor a la vez. Rescata su libertad, pero padece por otro fracaso, mientras continúa añorando una relación profunda y duradera.

“Con psicoterapia se contienen los afectos, acompañamos proyectos, elaboramos presencia-ausencia, separación-duelo”, dice la autora de Apego, amistad y amor, María Josefa Cantero y agrega que “con hipnosis regresiva construimos apego seguro -base de toda vinculación sana- que implica autonomía: aumento de autoestima, seguridad, confianza y aprender a disfrutar de las relaciones con base en la elección desde el deseo”.

Cómo mejorar la cuestión de los apegos
La persona ansiosa demandará necesidades en exceso al evitativo, haciendo que este huya, provocando en el anterior mucho sufrimiento y la apertura de su herida de abandono. Por otro lado, el evitativo sentirá que nunca es suficiente y su herida de rechazo también saldrá a la luz.

Se trata de dos estilos de apego con muchas diferencias entre sí. Se podría decir que cada uno es la cara opuesta de una moneda. Como es evidente, si se extrapolan a una relación compuesta por ambos tipos de apego, puede llevar a conflictos porque cuesta entender o satisfacer las necesidades del compañero

En definitiva, aprender sobre la manera en la que la persona se vincula con otro, ayudará a la hora de identificar las necesidades y limitaciones. Esto fomentará que se establezcan lazos de unión más fuertes y sanos con los demás

La patilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *