Cuando se escucha la palabra superalimento, pensamos que son alimentos nuevos que tienen una gran cantidad de beneficios. En cierto punto, es verdad, sobre todo en que son realmente saludables para nuestra vida diaria, pero no en que son nuevos.

Un estudio publicado en la revista Plos One clasifica los alimentos en función de cómo nos ayudan a alcanzar los objetivos nutricionales. Y revela que el chicharrón, resultante de freír la corteza (o piel) de cerdo en su propia grasa, es mejor que la coliflor, las espinacas y las zanahorias. Lo consideran además una grasa saludable para el corazón, sorprendentemente rica en ácido oleico.

Se trata de un alimento con muchas calorías, según My Fitness Pal, una porción pequeña de 57 gramos tiene 290 calorías, con 0% carbohidratos, 50% grasas y 50% proteínas: para quemarlas hay que correr por 29 minutos o andar en bicicleta durante 44 minutos.

Si bien es posible disfrutar de los chicharrones ocasionalmente como un placer culinario, es importante tener en cuenta su impacto en la salud general y consumirlos con moderación.

Su contenido de grasa es insaturada, es decir, entra en la categoría de grasa saludable, porque ayuda a reducir el colesterol malo y a prevenir males como la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Es una rica fuente de proteína, que de acuerdo con un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, Estados Unidos, ayuda a reducir el riesgo de padecer presión arterial alta. Además, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) afirma que la proteína favorece a la masa corporal y protege los huesos.

La Patilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *