Un hombre vestido como Jesucristo, sentado en una silla, mostrando sus heridas, invitaba a palparlas a todos los usuarios que transitaban en el terminal de autobuses de la localidad de Goiania en Brasil, logrando conmover a muchos.

El actor los invitaba a sentarse con Jesús y tocar las desgarradoras heridas hechas por la tortura que sufrió, recordando el sacrificio de la Expiación, conocida también como la pasión de Cristo, acto en el que entregó su vida por los pecados del mundo.

Muchos al tomarlo de la mano, rememoraron lo que vivió el llamado hijo de Dios y soltaron el llanto. Las escenas son virales en las redes sociales

NAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *