La final de la Supercopa de Arabia Saudita terminó con un escándalo poco común. Es habitual que tras un partido decisivo se alteren los ánimos de los jugadores, del cuerpo técnico y del público. Pero pocas veces un hincha le pega con un látigo a un futbolista. Sucedió este jueves tras la derrota del equipo que Marcelo Gallardo conduce en el país asiático, Al Ittihad, que volvió a perder ante Al Hilal, del portugués Jorge Jesús.

El conjunto que viste de azul y tiene a Jesús en el banco se impuso por 4-1 en el Mohammed bin Zayed Stadium de Abu Dabi, en Emiratos Árabes Unidos y conquistó por cuarta vez el trofeo en su historia. Sin embargo, lo que más llamó la atención fue lo que sucedió entre un hincha y el delantero del Al Ittihad Abderrazak Hamdallah.

El compañero de ataque del francés Karim Benzemá (fue titular), se acercó a la tribuna que se encontraba detrás de los bancos de suplentes luego del partido para increpar a un aficionado que desde el tercer escalón le recriminaba por su rendimiento en el campo de juego. El futbolista le tiró agua con una botella que tenía en la mano para hidratarse después del esfuerzo y el hincha respondió con un látigo.

Desde la tribuna, el hombre le pegó a Hamdallah en tres ocasiones, de la misma manera que un jinete apura el paso de su caballo con una fusta. Enseguida, los encargados de la seguridad del estadio detuvieron al aficionado e impidieron que le siguiera pegando al futbolista, que no acusó dolor e incluso intentó subirse a la grada para responder la agresión física.

En el campo de juego, otra vez el equipo de Jorge Jesús fue muy superior al de Marcelo Gallardo. El brasileño Malcom abrió la cuenta a los 4 minutos, pero el mismo Abderrazak Hamdallah logró la paridad a los 21. Después, fue todo de los hombres de azul: Salem Al Dawsari (quien le había marcado un gol a la Selección Argentina en el 2-1 del debut en el Mundial de Qatar) puso el 2-1 antes del entretiempo. Mientras que Malcom y Nasser Aldawsari sellaron la goleada para el equipo de Jorge Jesús.

El Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *